Ibón de Bernatuara

Ubicación: Pirineo Aragonés. Valle de Bujaruelo, Acceso desde Torla-Ordesa.

Esta excursión, sin ser muy larga, quizás se nos hizo la más dura de todas por una serie de motivos. Arrancamos después de varios días sin pausa, porque la situación en nuestro entorno con el Covid dando guerra, no daba para hacer mucho turismo urbano. Nos habíamos hecho a la idea de que lo más “sano” era disfrutar de la montaña, y la belleza del entorno nos hacía ver el pateo como única forma de hacerlo. Estábamos ansiosos por conocer más y más parajes desde nuestro lugar de descanso. Así que echamos andar esa mañana con unos cuantos kilómetros acumulados.

La primera subida, como solía ser, era empinada, pero a eso se sumaba que el terreno era un poco duro, por pedregoso, y las patitas de Sialuk eso lo acusan más. Una vez coronado el ascenso, fuimos a parar a un bonito prado lleno de vacas. Y a la gorda no le gusta ver animales más grandes que ella, no se por qué. Así que en lugar de pasar desapercibida, como cualquier excursionista de los que atravesaron esa mañana, se puso a aullar. Algo en la memoria genética de los hervívoros, les dijo que los aullidos no son buenos… y el resto os lo podéis imaginar. No se qué nos cansó más, si el rodeo, sujetar a Sialuk que sacó a relucir sus dotes de perro de tiro, huir todos de los toros que aparecieron entre las vacas, intentar callarla, o lo que quedaba de subida… la cosa es que ya no cogimos de nuevo el ritmo en toda la jornada.

La siguiente ladera la ascendimos con paciencia, disfrutando las vistas e intentando olvidar el berrinche. Menos mal que el agua nos acompañaba en todo momento en forma de arroyos o pequeñas cascadas, pero no es hasta el final de la ruta lineal, cuando paras de ascender. Con lo que al final sale un ascenso acumulado bastante interesante. Claro que, cuando ves el Ibón, se te quitan las penas. Delante, un azul intenso. Y al otro lado, Francia.

La bajada, por el mismo sitio. No es hasta que estás arriba cuando te das cuenta de lo que has subido…

Esa tarde nos ganamos más que ninguna otra el descanso en la orilla del río Ara…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .