El Camino Primitivo

Llevaba pedaleando cómodamente apenas cinco minutos entre árboles, cuando empecé a notar como poco a poco el camino ganaba altura. Miré con recelo hacia el horizonte y resoplé, zigzagueando con los ojos por la línea que describía mi itinerario por el bosque, en busca del siguiente collado. “Otro puerto”. Cambié el desarrollo y empecé a sincronizar los pedales con la respiración. Cuatro pedaladas, expirar. Cuatro pedaladas, expirar. Y así hasta que  me era ya imposible avanzar. Una y otra vez, acercándose cada etapa a los dos mil metros de ascenso acumulado. Leyendo esto y viendo a los peregrinos de a pie curarse en cada albergue, podrías pensar que El Camino es una especie de penitencia que hacemos aquellos que no disfrutamos de la arena de la playa, el chiringuito y los atascos veraniegos, pero no. Ascenso tras ascenso, vereda tras vereda, en cada piedra de nuestro itinerario nos veras sonreír, rebosantes de esa alegría difícil de explicar que sentimos cuando alcanzamos un Objetivo. Ya lo dije en el Francés. El camino no es una cuestión de fe, creencias o promesas. Tampoco es otra forma de turismo, sin más. El camino es una sucesión de etapas, de peldaños, en la que nos descubrimos y nos superamos a nosotros mismos, viajando y conociendo otros lugares y a otros peregrinos, con los que compartiremos nuestro trocito de experiencia.

Esta historia comienza en Oviedo, donde  llegaba hasta el albergue municipal durante la tarde del 18 de Julio. En esta ocasión iba solo, aunque allí “me esperaban” un buen número de peregrinos, en un edificio mantenido por las monjas y por un religioso un poco “antidiluviano” que me preparó la credencial para ir poniendo los sellos. Luego me acompañó hasta una de las habitaciones para que me instalase en la litera superior, apartando el garrote de un compañero de fatigas. Tras ducharme, un buen amigo de Oviedo me recogería para pasar la tarde viendo la zona, y antes de las diez, al sobre, porque no las tenía todas con mi forma física este año y había que madrugar para terminar las etapas a una hora lógica.

19 de Julio: Oviedo – Tineo

P1050095P1050088P1050098

Durante el amanecer en Oviedo percibí varias de las cosas que iban a ser la tónica general del trayecto: el olor a hierba fresca, la neblina matinal, o las temperaturas a las que no estábamos acostumbrados en el sur… hubo alguna rampa claramente evitable en bicicleta, pero al final pude comprobar que estaba en forma para superar una de las que iban a ser las etapas duras del recorrido. En Tineo, el que quizás sea el mejor alojamiento a precio de peregrinos, el Palacio de Merás.

20 de Julio: Tineo-Grandas de Salime

P1050119P1050124

Durante la que iba a ser la etapa con más ascenso del Camino, coincidí con Alfredo, un veterano en estas lides, que venía de Toledo. Lo bueno de la compañía es que tienes diálogo y vivencias para animar las etapas, pero conlleva cierto “pique” que hace que al final ruedes a mayor ritmo de al que vas solo, cosa que puede ser también una ventaja. Pasamos por un antiguo Hospital de peregrinos junto a un dolmen, donde disfrutamos de unas vistas y una bajada tremendas, y ya en Grandas, recordar como muy recomendable además del entorno, el Museo Etnográfico, al que conviene reservarle un par de horas.

21 de Julio: Grandas de Salime – Lugo

P1050208P1050182P1050188P1050201

Teníamos pensado llegar hasta O Cádavo, pero al ver que el lugar no tenía demasiado atractivo para pasar la tarde, comimos allí y apretamos los dientes treinta kilómetros más hasta Lugo, ciudad esta que sí da mucho de sí. Allí dimos un buen paseo y nos tomamos unas tapas, antes de volver al albergue municipal a cenar empanada gallega con una sidra. Ya habíamos dejado atrás Asturias. A destacar la muralla romana que rodea el casco antiguo, por la que me di un buen paseo a la mañana siguiente.

22 de Julio: Lugo – Ponte Ferreira.

P1050284P1050215P1050225P1050231P1050233P1050255P1050264P1050243

Al haber hecho una etapa y media el día anterior, me quedaban solamente una treintena de kilómetros hasta mi destino sabático, pues en Ponte Ferreira me esperaba  mi amigo Juanma para pasar dos jornadas y ver otras cosillas desde allí. Por eso me despedí de Alfredo y me encaminé a una de las zonas con más encanto del Camino Primitivo, para disfrutar en el albergue de A Nave, de una hospitalidad fuera de lo común. (www.anavedeferreira.com). Muy recomendable plantearse radios desde esta zona que tiene tanto por enseñar. El día 23 estuvimos visitando la zona primero en coche y luego a pié, desde aquel bello enclave.

24 de Julio: Ponte Ferreira – Santiago:

P1050310

Noté perfectamente que salía del Camino Primitivo para entrar en el Francés por el bullicio. A partir de Melide los grupos de peregrinos se multiplican hasta hacer que el Camino pierda su esencia íntima. Así que apreté el ritmo, y sin salir del trazado original fui acercándome e la meta hasta que coincidí con otro de los grupos de gente que había conocido en Lugo. Así que quedamos para el día siguiente en Santiago, a donde yo llegaría una hora después. Y lo encontré blindado, por ser el día del apóstol, con acceso restringido a la plaza del Obradoiro. Como el albergue del “Final del Camino” estaba un poco en las afueras, salí apenas ducharme y estirar para dar un buen paseo a pata.

25 de Julio: santiago, Finisterre-Santiago.

P1050314P1050317P1050322P1050327P1050341P1050347P1050351P1050356

El plan de ese día era el de comer en Finisterre, para volver a Santiago a cenar, con ayuda del autobús de línea, y la verdad es que con la ayuda de un buen madrugo y la inercia de las etapas pasadas, llegué a la meta a la una de la tarde. Visita al faro, el pueblo, y no sin protestar un poco por ser más de las 14 h, me pusieron un menú de peregrino que me supo a gloria. De regreso, quedamos en la plaza del Obradoiro y cenamos de cine, como siempre, en el Manolo.

.
img_20160730_084500.jpg

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s