El final del Aislamiento

Ha pasado un año maldito. Y no me refiero al año natural 2021, sino al tiempo transcurrido desde que nos enteramos de que había un nuevo virus entre nosotros, hasta que hemos empezado a ver un poco de normalidad en nuestras relaciones con los que ahora llamamos «no convivientes». Durante ese año de aislamiento han ocurrido muchas cosas. Hemos aprovechado para volcarnos en nuestras relaciones cercanas, aspecto en el que muchos incluso salimos ganando. Hemos aprendido a hacer actividades compatibles con la distancia social, dándonos cuenta de que no eran tan diferentes de nuestras aficiones de siempre. Hemos modificado nuestra manera de estar en contacto con los amigos a través de una pantalla, creando una nueva manera de citarnos e incluso esperar a que llegase el ansiado momento de la semana para vernos. Hemos aprendido a no tocar, a llevar una mascarilla que empezó por no ser imprescindible para luego convertirse en lo que cuelga de las llaves de la casa, a lavarlo todo al volver, a exagerar las precauciones y a que no había que exagerar tanto, a normalizar cifras de muertos, a tratar con normalidad términos que ni conocíamos, y a integrarnos en las estadísticas. Porcentajes. Números y que forman parte de los que han visto esto pasar, lo han pasado, lo han sufrido, y se han quedado por el camino. Imagino que aquellos con un círculo de amistades reducido habrán vivido todo esto de una manera parcial, sin un muestreo amplio, en función de lo que les haya tocado. Pero nosotros somos un buen puñado, en el que este maldito año ha dejado todas las huellas posibles: la de la alegría, la de la esperanza, la del hartazgo, la del amor, la de la ausencia, la del apoyo, y la de la resignación, entre otras. Ahora toca renacer.

Esta no era una quedada al uso. Una de esas en las que nos vemos tras echarnos de menos durante un tiempo, nos abrazamos, y seguimos donde lo dejamos la última vez. Porque había un vacío. Enorme, tanto como el amigo que lo ha dejado. Por eso, esta quedada era especial, y debía marcar un punto de inflexión con el que darnos cuenta de que estamos aquí para disfrutar del tiempo que se nos escurre entre los dedos de las manos, ese que no va a volver. Sin David pero con él siempre dentro del corazón, nos dimos el abrazo que nunca quisimos tener que dar, e hicimos lo que él hubiese querido: Seguir adelante con nuestra afición, arropados por su recuerdo. Parafraseando a Pau Donés, eres de lo mejor que nos ha dado la vida.

Y seguir adelante implicaba además de retomar nuestras reuniones, meternos en fregaos: cosa que abunda en el circuito de Raid Aventura: Rampas, cruces de puentes, inclinaciones laterales, barro… por eso ha sido el lugar elegido para esta reunión, en la que conviviríamos los de siempre con nuevas incorporaciones, sobre todo del Club Subaru.

Si bien ha habido diferentes alojamientos por culpa de que la gente empieza a moverse y a llenarlo todo, un buen grupo de los que veníamos de fuera nos dimos cita en el Camping de Aranjuez. Allí coincidimos con Sole y Mario, y pocos minutos después con Koldo y su mujer, Toni, Neus, Julen, Santi, Mati, Jordi… con lo que el montaje de la tienda fue de lo más parecido a una escena del camarote de los hermanos Marx o a una obra en un pueblo andaluz. Poco después llegarían Borja y Helena con su curioso caracol, y ya durante la cena Javi, con su flamante Forester Hybrid.

Al día siguiente nos citaríamos en el circuito con el resto de amigos, que viniendo de Toledo o Madrid, echaban la noche en casa. Y ya con la patulea al completo, echamos un día de cine, de 9 de la mañana a 9 de la noche (alguno incluso más), probando todo tipo de opciones en los coches y en cada obstáculo en el que nos atrevimos a entrar, que no fueron pocos. Dejo un buen número de fotos para dar fe de todo ello. Y me quedo con el deseo de volver a vernos prontito, pero sobre todo, poder planificar pronto nuevas aventuras de las gordas, de las que a nosotros nos gustan.

Un comentario en “El final del Aislamiento

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.