Foro Transalp en Sierra Segura

Nos habíamos pasado la semana entera preguntando el parte meteorológico al sufrido dueño del albergue de Pontones, Mi tocayo Raúl, del Bar el Cortijo. Las informaciones no eran para nada alentadoras, pero al fin el viernes tocaba llegar al lugar del encuentro, y salía el sol. ¿Habría sido suficiente con el calorcillo de la mañana? La idea era llegar al terreno antes de nadie a comprobarlo. Pero Angel Parrilla, el tío más servicial y voluntarioso del mundo mundial, al enterarse de que había un trabajo que hacer, se presentaba allí incluso antes que nosotros. Así nos encontrábamos el pueblo a nuestra llegada:

P1030039

Recogíamos llaves y subíamos a comernos un bocata y ponernos a la faena. Estas son nuestras motos a la entrada del albergue de Pontones.

El primer tramo a revisar eran los famosos 10 kilómetros chungos de la ruta. Una carreterilla vecinal que hacía norte desde la que une Santiago con La Puebla de D. Fadrique, y que habían reasfaltado a medias. Si bien al planificar la ruta nos preocupaba que hubiese un pequeño tramo con el asfalto roto, ahora la preocupación era el hecho de que por allí los quitanieves ni se asomaban. Y el cruce arrancaba en unos respetables 1600 mt de altitud. 

El primer tramo estaba limpio, con el barrillo normal de lo que ha estado nevado un día o dos antes. Peeeero, a los 3 kilómetros, nos encontrábamos esta fiesta:

P1030043

Lo primero que hicimos fue pasar, sin tocar nada, para ver si había más neveros o solo era ese, ya que había muy pocas umbrías en ese tramo que era entero descendente. Y efectivamente, llegamos hasta acabar el trecho roto, y volvimos a sabiendas de que solo 40 metros de hielo nos separaban de poder hacer al menos el 80% de la ruta del día siguiente. Había que pasar por allí como fuese, así que empezamos a urdir planes para quitar la nieve. Así, decidimos hacer una franja del ancho de nuestras ruedas a modo de paso, rompiendo el hielo con los medios que encontramos a nuestro alcance:

P1030047

Hechos unos campeones, volvíamos hacia Pontones con la idea de rellenar depósitos de cara al día siguiente, y revisar un segundo tramo  menos preocupante, el en sentido de que ese sí tenía alternativa: El de la subida de La Toba. Y allí sí hubo que tomar la alternativa, porque el nevero era aun mayor. No hubo problema alguno ya que el tramo del plan B, de Las Juntas a Santiago por la venta Tiziano, tampoco tiene desperdicio. 

Resuelto el interrogante de la ruta, y a pesar de las voces que, con la lógica preocupación de ver tanta nieve a su llegada, nos aconsejaba “abandonar”, seguimos a lo nuestro y preparamos, como siempre, el “atracón” del viernes: la cena en la que cada uno trae sus productos típicos de casa.

¿Hacíamos lo correcto? ¿No era una osadía madrugar el sábado para salir a cero grados a circular por curvas en las que podía haber umbrías?

El sábado amanecía fresquito el día, como era de esperar, pero con el cielo raso. Salir a las 9:45 podía parecer temprano, pero la carretera que une Pontones y Santiago estaba ya explorada, no tenía muchas umbrías porque trascurría por un alto, y solía llevar suficiente tráfico como para haber pisado cualquier resto de helada. Y así fue. Partimos despacito y bien atentos, pero nos encontramos todo limpio hasta el nevero que ya conocíamos. Mención especial al tramo de curvas que muerde Granada presidido por pinos espectaculares. 

P1030064P1030084P1030093P1030133P1030136P1030142

Curiosa fue la acogida que tuvimos en el bar de la parada obligada para repostar líquidos, en las casas rurales de la Bahía del Río Segura, donde nos atendieron de cine. Ver llegar cerca de 40 motos para ellos pareció ser cuanto menos novedoso, por eso nos esperaban a pie de carretera armados con los móviles para inmortalizar el momento. 

P1030215P1030244P1030256

Tras el éxito de la ruta llegábamos al punto de inicio a comer con las cámaras llenas de fotos. El resto del día lo echamos de tertulia, con la excepción de la visita al nacimiento del Río Segura, que afortunadamente se había repuesto desde la última vez que lo visitamos preparando esta quedada. Agradecidos al restaurante del Hotel Ruta del Segura, por tratarnos de manera tan excepcional durante la comida y la cena de ese sábado. 

P1030266

El Domingo decidimos regresar a casa atravesando la carretera de la sierra de Cazorla, plan al que se sumaron casi la mitad de compañeros, disfrutando de sus curvas y paisajes con vistas al Tranco, excelentes para la moto. Comiendo en el Torreón de Baeza dimos por concluida la reunión, encantados de haber podido coincidir de nuevo con los compañeros de afición. Hasta la próxima!

P1030281

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s